Authors representation
Partita IVA IT08584210960

MEUCCI AGENCY
Literary Agency

Foreign rights office
Books, films & TV

LA GUERRA DE CAÍN

Luis Vallecillo

180 pages

¿Que haces si oyes gritar ¡FUEGO!? Correr en dirección contraria ¿No? Pues eso es lo que hicieron casi todos los del pueblo de Caín cuando alguien gritó ¡QUE VIENEN LOS MOROS! en 1936, y con ellos el propio Caín, que terminó vendiendo sus dieciséis primaveras al bando republicano, a cambio, cómo no, de un plato de lentejas, eso sí, con su trozo de tocino.

Así comienzan las rocambolescas aventuras de un superviviente congénito, que es obligado por sus propios compañeros de filas y jefes a parapetarse en la trinchera de su juventud como mozo de cuadras de los distintos capitanes a los que va enterrando en Estepona, Pozoblanco, Belchite, el Ebro, Castellón, para evitar que sus temeridades de zagal le lleven a una tumba prematura. Desde su atalaya elevada entre el cinismo y la naturalidad, sin disparar un sólo tiro "a dar", la guerra tendrá que soportar su incorruptible escrutinio, sin conseguir acertarle en el órgano vital que custodia su amor a la vida, por abjecta que esta se le presente.

Y así es como el Caín de 80 años va recordando y transcribiendo sus peripecias de aquellos años absurdos con la sorna intacta del muchacho que participaba de los acontecimientos sin compartir las pasiones que de un lado y otro iban desarrollando la tragedia. Y así también es como poco a poco vuelve a atraer hacia si, la expectación primero y la colaboración voluntaria, que no requerida, de sus vecinos y amigos de hoy, en un relato en el que se sienten autorizados a aportar sus contribuciones, "por alusiones".

A mitad del camino entre ironía castiza de "La vaquilla" de Berlanga y la burla sarcástica de la ampulosa parafernalia castrense de "Las aventuras del soldado Švejk" de Hašek; a veces con el agrosurrealismo de los monólogos de Gila, nos deja un regusto a bálsamo, al demostrarnos que para las ganas de exprimir la vida, ni siquiera los auténticos problemas son demasiado.